Taller de encuadernación artística y artesanal en Barcelona.

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
encuadernación libro

 

En el blog de encuadernando.com vamos a hablar de encuadernación artesanal, por tanto de libros, cajas, restauraciones, cartas de restaurante, álbumes, libros de firmas, porfolios, tesis, “treballs de recerca”, ediciones especiales y de las técnicas que utilizamos para poder realizar las piezas.

Para entender la base de la encuadernación, es importante empezar conociendo el libro y su estructura.

El libro y su estructura

El libro actual, que tiene forma de códice, data del s.I d.C pero su implantación total no fue hasta el s.III d.C en el que sustituyó al libro en forma de rollo. Hasta el s. V d.C las hojas interiores o cuerpo del libro eran de pergamino o de papiro y la producción de los mismos se realizaba en los monasterios. Los escribas o copistas podían copiar un escrito anterior o escribir un texto que le iban dictando, así se realizaban tantos ejemplares como copistas hubiera. Después se ilustraban e iluminaban los libros, con viñetas, letras capitulares, orlas, etc. Luego se pasaba a encuadernarlos cosiendo los cuadernillos con una tira de cuero al lomo y a las tapas de madera de nogal forradas con piel y con clavos de bronce para proteger la piel.

A partir del s.XII aparecen los escritores laicos y así los copistas, iluminadores y encuadernadores se profesionalizan y se especializan.

El códice es una derivación directa de las tablillas de madera utilizadas por los romanos, en él las hojas aparecen dobladas, agrupadas, manuscritas y protegidas por unas tapas de madera.

Su origen es fruto de una necesidad ya que su forma cuadrada, su estructura y sus tapas de madera permitían una mejor consulta y una mayor durabilidad. Otra de sus ventajas es que con él aumentaba el espacio donde poder escribir y además permitía un transporte mucho más sencillo y seguro, algo muy importante en aquella época.

Este poseía una estructura que se ha mantenido muy parecida hasta nuestros días. (Imagen de “Manual de encuadernación” de Arthur W.Johnson)

libro

El libro consta de hojas de papel dobladas, a dirección de fibra (hablaremos de ello más adelante), cosidas (existen diferentes tipos de cosido), protegidas por las guardas y custodiadas por las tapas. Estas en la actualidad son de cartón (existen diferentes tipos de cartón) forradas de tela, papel, piel, etc.

La parte básica del libro son las hojas de papel (dobladas y cosidas). Éstas están protegidas por las guardas (primeras hojas del cuerpo del libro que lo unen con la portada y la contraportada), y están custodiadas por las tapas, que actualmente son de cartón, y que se forran con tela, papel, piel…

También hay otros elementos más decorativos pero igualmente importantes como la cabezada (que la incorporamos en la cabeza y en el pie del cuerpo del libro), la cinta de guía de lectura, los cortes o bordes pintados (qué son) y por supuesto la decoración de las tapas. Todos estos detalles, así como la tipografía de un título o la incorporación de un grabado, son los que nos permiten dar a la encuadernación la parte más personal y acorde con las preferencias estéticas de cada persona.

Dependiendo del grosor de las hojas, del tamaño del libro y del acabado final que le queramos dar deberemos aplicar una técnica u otra. También es muy importante la coherencia entre el interior (papel, tipografía, impresión, guardas, cabezadas..), las tapas (formato, materiales, título y decoraciones) y la caja que pueda proteger a la encuadernación.

Encuadernar un libro

Hay diferentes técnicas para encuadernar un libro; elegir la más adecuada dependerá del grosor de las hojas, el tamaño del libro y el acabado final que le queramos dar. La tipografía, el tipo de impresión, el papel utilizado o qué guardas se usen pueden, así como la caja que pueda proteger el libro, condicionan todo el proceso, y por supuesto, es importante que haya coherencia entre el interior y el exterior para conseguir un resultado lo más estético y a la vez funcional posible.